Préstamos al exterior
 

Las personas físicas o jurídicas residentes en España (se exceptúan las Entidades Registradas) que concedan préstamos a no residentes por importe igual o superior a 3.000.000€ tienen la obligación de declararlos al Banco de España. El mismo régimen será de aplicación a la financiación a no residentes mediante la adquisición por un residente de títulos emitidos por no residentes (bonos, pagarés..) que no sean negociados en Bolsa o mercados organizados por importe igual o superior a 3.000.000€.

Esta obligación determinará la asignación del NOF (número de operación financiera) sin el cual, no cabe la realización por la entidad registrada de abono o adeudo alguno derivado del crédito o préstamo.

El NOF será atribuido a la entrega de la declaración por el Banco de España, si bien en caso de que la operación no supere los 6.000.000€ y no tenga como destinatario a un residente en paraíso fiscal, cabe que sea la propia entidad registrada quien lo asigne por delegación.

De ello se deduce que la presentación de la declaración es previa a la disposición del préstamo.

Para llevar a cabo la declaración, hay diferentes documentos: PE-3 si el destino es un paraíso fiscal o el importe superior a 6.000.000 €. PE-4 Si el destino no es un paraíso fiscal y el importe está entre 3.000.000 y 6.000.000 €.

Se declarará también cuando los importes agregados de los préstamos concedidos superen los umbrales anteriormente señalados.